Ridículo

Cuando estamos él y yo solos por muchos días nos ponemos a jugar. Hubo una temporada en la que jugábamos ajedrez, después backgammon y ahora, lo nuestro, lo nuestro es el dominó (no es aburrido aunque sólo seamos dos). Vamos recorriendo este país con un misterioso maletín negro y, cuando tenemos tiempo libre, hacemos de cualquier lugar una cantina. La otra noche estábamos en Epos Bar apostando algo más valioso que la vida en una partida. Tienen que visualizar este lugar como un conjunto de mesas y sillas de plástico sobre una calle terrosa, unas bocinas escupiendo Azonto a todo volumen y gente consumiendo grandes cantidades de cerveza barata. Después de las once de la noche se tienen que parar a bailar. Algo se posesiona de sus cuerpos  y los obliga a moverse como si mañana se acabara el mundo. Estando a la mitad de la calle, pasan motocicletas, vendedores de comida y mendigos. A primera vista todo parece un desorden total, pero a medida que pasa el tiempo te das cuenta que hay una especie de armonía. Simplemente no estás acostumbrado.
Se acercó un niño que vendía chicles. Miró fijamente las fichas. Preguntó con timidez qué estábamos haciendo. Dominó, dijo mi contrincante y empezó a explicarle cómo se jugaba. Llegó alguien más que parecía ser su hermano. Después otro y otra hasta que nuestra mesa estaba rodeada de nueve pequeños mendigos. Me costó trabajo que me hablaran. No confían tan fácil. Tuve que sacarles dulcemente las palabras de la nariz. Son de Niger, me contaron. Llegaron a Accra hace 7 años con familiares y vecinos. Viven en una casa con otras ocho familias procedentes del mismo lugar. En las noches vienen a Epos con sus madres a vender dulces y pedir dinero. En Niger todo el tiempo tenían hambre, por eso les gusta más vivir en Ghana. No van a la escuela, pero han aprendido inglés y hasta saben bailar Azonto.
Niger se encuentra en el oeste de África, está cubierto por el desierto del Sahara y es uno de los países más pobres del mundo. Mientras escribo esto cientos de niños famélicos se están muriendo de hambre. Otro caso de inestabilidad política e inseguridad alimentaria crónica. Según estadísticas del PNUD (2011) es el segundo país con menor desarrollo humano. Por más precaria que les parezca la situación, estos niños tienen suerte de ser mendigos en Accra. Qué desesperación la de un padre al buscar comida como un loco y no encontrarla.
Al cabo de unos minutos, decidieron que el dominó era un juego muy aburrido. Se apropiaron de las fichas y comenzaron a construir torres de diferentes tamaños y formas. Cada vez que una estructura perdía la estabilidad y se caía, las carcajadas explotaban. Se tiraban al piso de la risa. Así de simple.
Nunca terminamos la partida de dominó, pero estaban contentos. No pedían nada. Mis prioridades cambiaron drásticamente en cuestión de segundos. Eso es lo que los niños deben hacer: jugar hasta que se cansen, hasta que les duela la panza de tanto reír. Para ellos las cosas son diferentes. Escaparon de la muerte y ahora deben trabajar noche tras noche para mantenerse aquí, en una ciudad febril, en una lucha constante por mejorar su calidad de vida aunque sea un poquito. Tratar de olvidar la palabra inanición.
El más grande sacó de su pantalón una bolsa de galletas medio trituradas. Lo primero que hizo fue ofrecernos. Ofrecer. Aquel niño ha conocido el hambre verdadera y aún así está dispuesto a compartir su comida con dos extraños que lo tienen todo y él lo sabe. ¿No es la vida ridícula?

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

6 pensamientos en “Ridículo

  1. alpuymuz dice:

    El gato, tiene buen y sensible ojo. Fuera de toda la buena pintura ambiental en el trabajo, me quedo con lo sentenciado: que los niños deben estar en el juego, y sin duda atendidos en razón, y por completo fuera de tantas cosas irregulares y hasta terribles. Y es que el juego es su entrega, pasión y necesidad, su medio de madurar su todo y hasta su recreo.
    El ridículo y el crimen, pertenece a los adultos tontos o en la maldad.
    Me ha gustado. Gracias por todo. Al

  2. Gálvez dice:

    Hola. Que tengas buen día. Me ha gustado, sobre todo la última parte del relato. principalmente porque retrata la inocencia. Esa inocencia que muy pronto se llenará de miedos, de terror. Si pudieramos volver a ser niños. Si puederamos interpretar el mundo con su magia estaríamos salvados, pero hemos perdido ese unicornio azul y ahora nos queda el compromiso de ser hombres y mujeres responsables, y hemos fallado. Nos hemos exiliado del corazón de la humanidad y buscado refugio en nuestro egoismo. Al fin, hay que buscar en nuestras manos esa humanidad ausente y darle una oportunidad a la esperanza y a la vida. Saludos

    • Ximena dice:

      Hola, qué bueno que te gustó. Agradezco mucho tu comentario. Sin embargo, no estoy de acuerdo en algo: Nunca hay que adquirir el compromiso de ser hombres y mujeres “responsables”, lo que sea que eso signifique. No hay que tomar la vida demasiado en serio. Me quedo con buscar la humanidad ausente y bailar con ella. La esperanza y la vida las tenemos dentro. Te mando muchos saludos.

  3. plared dice:

    Bailar con la vida esta muy bien. Pero la realidad muchas veces es que la música que se toca no es la mas adecuada para ello. Cuidate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: